Etiquetas

,

Imagen

Imagen tomada de: http://www.mulholland-drive.net/pics/wallpaper/wallpaper03.jpg

 

Es conocido David Lynch por hacer películas algo complejas, si se puede decir así, o por lo menos, películas cuya “lógica” va más allá de una lógica narrativa tradicional en la que se da un inicio, un nudo y un desenlace, dos puntos de giro, un personaje que tiene unos objetivos, unos elementos o actores que ayudan a conseguirlo, otros que se lo impiden…un antisujeto, y por lo general un final simpático.

Se afirma desde varias corrientes teóricas (quizá no hace falta mencionarlas concretamente pues el objetivo básico va por otro lado…¿cuál?) que el ser humano tiende a configurar de forma narrativa sus experiencias, lo cual podría dar una explicación-no, explicación no, mejor comprensión- del por qué siempre buscamos relacionar los elementos que se nos presentan en una película, un libro, una obra de teatro; si por un lado se presenta a Bruto apuñalando a Julio César y luego se observa a Oskar Matzerath hablando con Gottfried Von Vitlar subido en la rama de un manzano-comiendo compota de manzana- lo más probable es que se busque una lógica de tal secuencia, se explore una posible significación, y de allí bien podría suscitarse una historia, aunque en este caso el ejemplo no es que pueda ayudar mucho…disculparán.

Algo similar, podría decirse, pasa con los sueños. Christian Metz hace énfasis que las experiencias o percepciones del inconsciente se configuran de forma por decirlo así narrativa al manifestarse en una instancia consciente, o mejor, el sueño tiene sus protagonistas, pasa esto, y entonces resulta que, porque, y llegó, y entonces, y nada, al final uno se despierta pensando a veces que aquello que se soñó pudo haber pasado alguna vez. Sueños que dan la sensación de ser solo sueños, otros que dan la sensación de ser reales. Al final no se sabe si fueron sueños. ¿Lo fueron? Soñé. Pero no. ¿si pasó así? Silencio…mejor volver a Lynch (¿Mejor?)

Imagen

Imagen tomada de: http://moviemusereviews.com/wp-content/uploads/2009/12/mulholland-drive.jpg

 

Una de las películas en las que se puede suscitar toda suerte de reflexiones sobre sueños, narrativas, lógicas entre secuencias, interpretaciones de películas, y mucho más-o mucho menos- es “Mulholland Drive”, dirigida por Lynch en el año 2001 y protagonizada por Naomi Watts, Laura Harring, Justin Theroux, Ann Miller, Robert Forster, Brent Briscoe, entre otros.

En la trama de la película dos mujeres coinciden en una habitación; son Betty, actriz que llega con muchas ilusiones a Hollywood y ¿Rita? Una mujer que no sabe cómo se llama y quiere por ende conocer su identidad. Betty decide ayudarla. La película conforme avanza se torna algo compleja en cuanto aparecen diversos personajes y líneas argumentales las cuales no obstante en diversos momentos se relacionan entre sí. No de forma forzosa, valga la aclaración. El mundo ficticio que plantea Lynch justifica lo que se presenta en la película. Es lo que tienen los sueños, una parte algo arbitraria, una parte algo casual, buena parte surreal, y a fin de cuentas una lógica no-lógica.

Y esto último se dice por la búsqueda de explicaciones después de la película. ¿qué pasó? ¿Por qué resulta que Naomi Watts interpreta dos personas? ¿Quiénes son Diane y Betty? Es natural por ende que se especule sobre la explicación de la película, la pregunta es ¿la tiene?, o mejor planteada, ¿Mulholland Drive tiene una única interpretación? David Lynch ha indicado en algún momento que la película se puede interpretar de diversas maneras y todas tienen algo de correcto o válido. ¿Es inevitable relacionar las imágenes que se presentan como un sueño en este caso? Luego, ¿Es inevitable relacionar dos imágenes que van en secuencia pero de entrada parecen no tener cualquier unidad temática? La tentación se da claro, con la presentación de unas características narrativas…personajes, lugares, acontecimientos, entre otros.

Mulholland Drive a su vez puede destacarse por temas como la homosexualidad, particularmente abordada desde el lesbianismo, pilar quizá de un desarrollo de la película en cuanto Diane/Betty ama a Camila/Rita; otro tema a destacar es el del cine dentro del cine ¿Qué influencias, trampas, se dan en Hollywood? El cowboy indica al director a quién tiene que darle protagonismo en su película, de lo contrario se verán dos veces de nuevo. Esta es la chica. Y los sueños, claro está, es otro tema a remarcar del filme. Esta es la chica. Aquí no hay banda. Silencio.

A fin de cuentas Mulholland Drive, podría decirse, es un sueño…o no se sabe; Silencio; aquí no hay banda, this is the girl ¿Lo fue? Silencio, this is the girl, Soñé. Aquí no hay banda. Pero no.  This is the girl. Un sueño, ¿si pasó así? Silencio…

 

 

 

 

Anuncios